La Fed y los bancos centrales mejoran las «líneas swap» para combatir la crisis bancaria

La Reserva Federal de Estados Unidos ha anunciado un esfuerzo coordinado con otros cinco bancos centrales destinado a mantener la fluidez del dólar estadounidense en medio de una serie de quiebras bancarias en Estados Unidos y Europa.

 

El anuncio de la Reserva Federal del 19 de marzo se produce sólo unas horas después de que el banco suizo Credit Suisse fuera adquirido por UBS por USD 3,250 millones como parte de un plan de emergencia dirigido por las autoridades suizas para preservar la estabilidad financiera del país.

Según la Junta de la Reserva Federal, el plan para apuntalar las condiciones de liquidez se llevará a cabo mediante «líneas swap», un acuerdo entre dos bancos centrales para intercambiar divisas.

Las líneas swap sirvieron anteriormente a la Reserva Federal como medida de emergencia en la crisis financiera mundial de 2007-2008 y en la respuesta de 2020 a la pandemia de COVID-19. Las líneas swap iniciadas por la Reserva Federal están diseñadas para mejorar la liquidez en los mercados de financiación en dólares durante condiciones económicas difíciles.

«Para mejorar la eficacia de las líneas swap en la provisión de financiación en dólares estadounidenses, los bancos centrales que actualmente ofrecen operaciones en dólares han acordado aumentar la frecuencia de las operaciones con vencimiento a siete días de semanal a diaria», dijo la Fed en un comunicado.

La red de líneas swap incluirá al Banco de Canadá, el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón, el Banco Central Europeo y el Banco Nacional Suizo. Comenzará el 20 de marzo y continuará al menos hasta el 30 de abril.

La medida también se produce en medio de un panorama negativo para el sistema bancario estadounidense, debido a la quiebra de Silvergate Bank y Silicon Valley Bank y la absorción de Signature Bank por el Distrito de Servicios Financieros de Nueva York.

La Reserva Federal, sin embargo, no hizo referencia directa a la reciente crisis bancaria en su comunicado. En su lugar, explicó que pusieron en marcha el acuerdo de líneas swap para reforzar la oferta de crédito a hogares y empresas:

“La red de líneas swap entre estos bancos centrales es un conjunto de facilidades permanentes disponibles y sirve como un importante respaldo de liquidez para aliviar las tensiones en los mercados mundiales de financiación, ayudando así a mitigar los efectos de dichas tensiones en la oferta de crédito a hogares y empresas.”

El último anuncio de la Fed ha suscitado un debate sobre si el acuerdo constituye una relajación cuantitativa.

La economista estadounidense Danielle DiMartino Booth sostiene que el acuerdo no guarda relación con la relajación cuantitativa ni con la inflación y que no «afloja» las condiciones financieras:

La Reserva Federal trabaja para evitar que la crisis bancaria escale.

La semana pasada, la Reserva Federal estableció un programa de financiación de USD 25,000 millones para garantizar que los bancos dispongan de liquidez suficiente para cubrir las necesidades de los clientes en medio de las difíciles condiciones del mercado.

Un reciente análisis de varios economistas sobre el colapso de SVB concluyó que hasta 186 bancos estadounidenses corren riesgo de insolvencia:

“Incluso si sólo la mitad de los depositantes no asegurados deciden retirarse, casi 190 bancos corren el riesgo potencial de perjudicar a los depositantes asegurados, con USD 300,000 millones de depósitos asegurados potencialmente en riesgo.”

Cointelegraph se puso en contacto con la Reserva Federal para solicitar comentarios, pero no recibió una respuesta inmediata.

- Advertisement - spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí