El CEO de Koibanx compartió su análisis de lo que dejó el 2022 y habló sobre las expectativas del 2023

El 2022 está por terminar, y ha sido un año que ha quedado para el olvido dentro de la criptoindustria, muchas empresas, incluida Koibanx hacen un análisis de lo que dejó el presente año. En este caso,  Leo Elduayén, CEO de Koibanx, en medio de la presentación sobre la banca, la integración con la web 3.0 y el estado del ecosistema actual, ha aprovechado para compartir con Cointelegraph en Español sus impresiones a cierre de año del mundo cripto en general y para Latinoamérica en particular.

En primer lugar, en relación al criptoinvierno que se vivió durante todo el año, Elduayén comenta que un inversor siempre debe saber a qué se expone y en qué exactamente está invirtiendo, especialmente en el ecosistema cripto, donde además de entender la propuesta de valor de una criptomoneda y su atractivo como inversión, también se debe evaluar en qué  plataforma adquirirla. “Como vimos en estas últimas semanas con el colapso de FTX, no solo la criptomoneda en sí es importante, sino que es fundamental comprender los riesgos a los que se expone un inversor cuando opera en una plataforma centralizada”, dijo Elduayén previo a asegurar que el mundo cripto va a terminar con dos opciones.

    “Por un lado estarán los exchanges descentralizados, las wallets non custodias y las soluciones Defi, donde hay un usuario conocedor que tiene un total control de sus activos. Y por otro lado, estarán los usuarios masivos que optarán por recurrir a instituciones financieras reguladas quiénes integrarán a las cripto a su oferta de valor y las ofrecerán como un producto más”, afirmó.

    A su juicio, será este sector el que va a terminar generando el espacio para la adopción masiva de las cripto. Por lo tanto, no vamos a tener más exchanges como FTX o Celsius, centralizados, no regulados, con malas prácticas donde la gente les entrega el control, les da su dinero y ellos hacen lo que quieren sin ningún tipo de regulación.

      “La falta de supervisión en entidades no reguladas que operan como exchanges cripto incrementa el riesgo para un inversor. El mundo cripto llegó para quedarse e invita a los gobiernos a regular y supervisar a los participantes que deseen ofrecer este tipo de servicio”, añadió Elduayén.

      Con respecto a los avances alcanzados este año dentro de la industria, Elduayén resaltó que a pesar del criptoinvierno y los constantes titulares que anunciaban el fin del ecosistema, hoy se sigue viendo un ecosistema creciente y pujante. Según señala él, la clave es entender que el ecosistema sigue creciendo, que los casos de uso de la tecnología blockchain continúan expandiéndose y que la tesis de inversión inicial sigue siendo válida.

        “Koibanx trabaja desde hace más de 7 años creando valor para sus clientes mediante la transformación de los rieles financieros tradicionales de Latinoamérica con tecnología blockchain tokenizando activos,  facilitando los pagos de instituciones financieras y brindando productos para gobiernos, banca, instituciones y fintechs,  posicionándose como líderes en la región. En 2022, la compañía experimentó un crecimiento histórico y un incremento de sus colaboradores/as superior al 100%”, destacó sobre la empresa que lidera.

        Por otro lado, acerca de las expectativas en el año entrante, Elduayén subrayó que en el corto plazo por el colapso de FTX y sus potenciales ramificaciones, sumado a un panorama macroeconómico negativo para las cripto y la industria tecnológica en general, es esperable que continúe un periodo de incertidumbre y volatilidad en el mercado para lo que resta del año. En este sentido, el directivo cree que se debe estar atento en 2023 para cuando se despeje la incógnita de hasta dónde llega el temblor de FTX, y también cuando empiecen a haber indicios de cambios favorables en el panorama macroeconómico.

        “FTX, siempre que un participante importante de un ecosistema cae es difícil entender hasta dónde podría llegar el efecto dominó. Se han realizado muchos análisis sobre qué había exactamente en el balance de FTX y sobre qué otros participantes podrían ser los próximos afectados. Luego de los anuncios de Blockfi y Genesis todo indicaría que el efecto dominó ya ha llegado a su fin, aunque obviamente no podemos asegurarlo definitivamente”, dijo.

        Por último, Elduayen comentó también de lo que será el año 2023 para Koibanx, y lo que esperan alcanzar en este tiempo: Trabajar junto a un banco líder en el reemplazo de su core por un protocolo blockchain, alcanzar a obtenerla segunda licencia de exchange, abrir 4 rampas cripto más en Panamá, Paraguay, Colombia y Guatemala. Además dió la primicia de que se encuentran desarrollando la primera wallet nacional para Nigeria, de la mano de Algorand, donde el foco son los talentos creativos, y la integración con el mundo Defi, donde  buscan potenciar al ecosistema incentivando a que otros desarrolladores creen a partir de la base desarrollada por ellos, Koibanx.

- Advertisement - spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí